miércoles, 31 de diciembre de 2014

Que sea suculento


¨El amor es la muerte de la esperanza de un mejor mañana, y el abrazo pleno a lo que hay en este día, con su dulce y tierna imperfección. Es vivir arraigados en la presencia.


Vivir sin esperanza es algo maravilloso. Implica ver con los ojos bien abiertos, con un corazón absolutamente abierto para recibir los regalos de hoy, vagando siempre por un camino nunca antes explorado que revela sus diamantes bajo la luz de la presencia.

La muerte de la esperanza es el nacimiento de lo nuevo. 
Simplemente aparta tus ojos de la meta, inclina tu cabeza en reverencia a esta inmediatez, y recibe en tus brazos este día vivo -  el regalo más grande, el regalo más presente¨ 

Encontré este texto hace un tiempo y lo guardé en mi carpeta de borradores. No se de dónde lo saqué, pero me acuerdo que cuando lo leí, resonó en mi con fuerza, provocando un profundo asentimiento.

Hoy que es ultimo día del año, un día en el que habitualmente nos deseamos cosas y renovamos esperanzas para un mejor mañana, recordé estas palabras y me dieron ganas de compartirlas.

Entonces, en este acto, frente a este teclado, aparto los ojos de cualquier otra meta, y piso el 2015 queriendo morir a la esperanza y anhelando profundamente despertar al amor.
Al amor que es abrazo, mirada clara, abierta, asombrada, aceptación de la tierna imperfección de cada momento, y respetuosa reverencia ante lo que es.

Que así sea.

Flor







viernes, 26 de diciembre de 2014

Lo que puede pasar en Navidad

¨Whatever your circumstance, I'm sending love in your direction this holiday season. Because in the end, love is what remains¨ 
Patti Digh


Navidad
N nutrir aquellos puentes que fueron por mucho tiempo poco transitados, habilitar caminos nuevos, seguir cruzando.
A abrir las puertas, recibir, animarse, acercarse, asombrarse, acompañar. Dejar de lado por un rato los enrosques, para encontrarnos, dándole prioridad al amor.
V er en el otro lo que tiene de bueno y valioso, agradecer sus intentos, callar oportunamente, mirarlo con suavidad.
I nvitar e inventar nuevas maneras, historias frescas de aquí hacia adelante, darnos una oportunidad.
D ecir solo lo que sume, cuidando que las palabras sean caricia y no trompada.
A ndar los caminos sorprendentes del encuentro, que siempre es más feliz que el desencuentro. Exponerse un poco, mostrarse, tender la mano e invitar a cruzar.
D ecir Si, aunque a veces duela.  Porque el que no arriesga no gana y el que no siente se convierte en piedra. Y porque es querer lo que tanto vale la pena, aunque del otro lado no te quieran como quisieras.

Navidad: Sabiéndonos queridos, dedicarnos a tender puentes nuevos,
y a seguir creciendo en el querer.

Ojalá en estas fiestas se haya renovado en nosotros esa posibilidad.

Deja que la vida te rompa el corazón 
hasta que tu corazón se vuelva inquebrantable. 


Intenta. Falla. Arriésgate. 
Sumérgete hasta lo más profundo. 

El amor no tiene condiciones.
Ni límite en sus profundidades. 

Jeff Foster














lunes, 22 de diciembre de 2014

Este segundo

Tercer vuelo

mañana existirá un segundo 
en que todos los males
del mundo entrarán en suspenso,
las guitarras se afinarán de golpe,
encontrarán los poetas
esa palabra que les falta,
florecerán todos los cactus a la vez,
las armas gatillarán en falso,
el Ébola dejará de propagarse,
la muerte será un cuento chino,
no existirá la mala leche.

será el segundo 
de despegue
del tercer vuelo:
nuestro abrazo.

sólo un segundo,
minúsculo pero universal.

porque a fin de cuentas,
el amor sí lo puede todo.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Eso

That luminous part of you that exists beyond personality – your soul, if you will – is as bright and shining as any that has ever been.... Clear away everything that keeps you separate from this secret luminous place. Believe it exists, come to know it better, nurture it, share its fruits tirelessly.

~ George Saunders, en First Sip





























Tierra originaria
vacío
ausencia y 
algo que arde,
presencia.
Letras que no pueden nombrar
lo inconmensurable.
Apertura,
corazón y vida pura
que late
casi invisible.
¿Será el final de la revelación?
quien sabe...
Abarca lo deseado pero no lo agota.
Va más allá de la dimensión de lo propio,
y salva,
aquí, ahora.

Flor
nov.2014

martes, 9 de diciembre de 2014

Pasando despacio

Avanza diciembre.
En estos días del último tramo del 2014, me encuentro pasando más lento, conmovida, necesitando tiempo de quietud y silencio para procesar tanto vivido durante el año.


De a ratos se me llenan los ojos de lágrimas, emoción de tanto que pasó y sigue pasando. 
Un año de lindos desafíos en el trabajo y el voluntariado, un año en el que despedí con tristeza a una amiga querida, un año en el que viajé, sentí, compartí, cociné, bailé, manejé, acompañé.
Un año de muchos momentos de linda compartida familiar, de ver crecer a mis hijos, (y atravesar con ellos el dolor que el crecimiento a veces trae), de acompañarlos a cerrar etapas, de verlos concretar sus sueños, de empezar a sentir que está bien que sus vidas sucedan por un tiempo lejos en kilómetros de la mía.
Un año de crecimiento sobre todo en la aceptación. 
Meses en los que el gesto de poner la mano en el corazón se volvió un gesto habitual, para expresar asombro, recogimiento, ternura, gratitud. 
Un año de escritura, caminatas, música, mirada, y de haber podido transitar en un cierto equilibrio. 
Por eso llego al final con resto y sin una lista eterna de cosas que hacer. 
Con ganas de vacaciones, de un tiempo distinto, de estímulos nuevos y descanso, pero no volcada de cansancio.
Un año en el que llego al final, como dice la nota en inglés que pego a continuación, sabiendo que lo que me importa cuando te veo no es saber cuántas cosas hay en tu lista de ¨haceres pendientes¨, sino cómo está tu corazón. 
Un año que voy terminando, sabiendo que lo que anhelo a cada paso, es el profundo contacto, que surge del mirarnos y regalarnos presencia, y en esa presencia reconocimiento y valoración.

Por eso, si uno de estos días nos cruzamos en la calle, de auto a auto, en una reunión, en el supermercado, o en este espacio virtual, te invito a detenernos aunque sea un segundo, a mirarnos a los ojos, a conectar.
Te invito a que nos recordemos mutuamente que somos, como dice Safi, seres completos, suficientes, ¨human beings¨y no ¨human doings¨.

¿Qué hay hoy en tu corazón?


The Disease of Being Busy

When did we forget that we are Human beings, not human doings?
In many Muslim cultures, when you want to ask them how they’re doing, you ask: in Arabic, Kayf haal-ik? or, in Persian, Haal-e shomaa chetoreh? How is your haal?
What is this haal that you inquire about? It is the transient state of one’s heart. In reality, we ask, “How is your heart doing at this very moment, at this breath?” When I ask, “How are you?” that is really what I want to know. 
I am not asking how many items are on your to-do list, nor asking how many items are in your inbox. I want to know how your heart is doing, at this very moment. Tell me. Tell me your heart is joyous, tell me your heart is aching, tell me your heart is sad, tell me your heart craves a human touch. Examine your own heart, explore your soul, and then tell me something about your heart and your soul.
Tell me you remember you are still a human being, not just a human doing. Tell me you’re more than just a machine, checking off items from your to-do list. Have that conversation, that glance, that touch. Be a healing conversation, one filled with grace and presence.
Put your hand on my arm, look me in the eye, and connect with me for one second. Tell me something about your heart, and awaken my heart. Help me remember that I too am a full and complete human being, a human being who also craves a human touch.



jueves, 4 de diciembre de 2014

De qué es el tiempo hoy

Hay un tiempo para cada cosa bajo el sol
como dice el Eclesiastés.














Un tiempo para amamantar, un tiempo para acunar.
Un tiempo para tomar dos manitos y enseñar a caminar.
Un tiempo para hacer avioncito con la comida,
contando historias inventadas,
y un tiempo para dejar que se enchastre tratando de comer solo.
Un tiempo para llevarlo en cochecito,
y un tiempo para correr al lado de la bici sin rueditas,
intentando atajarlo en sus caídas.
Un tiempo para la obediencia,
y un tiempo para la rebeldía y los cuestionamientos.
Un tiempo para ser abanderado,
un tiempo para llevarse materias.
Un tiempo para el fútbol con amigos,
un tiempo para empezar a mirar a las chicas.
Un tiempo para ponerse un traje prestado por primera vez,
un tiempo para ponerse de novio.
Un tiempo para estudiar,
un tiempo para huevear.
Un tiempo para discutir,
un tiempo para amigarnos, siempre.
Un tiempo para eternas siestas adolescentes,
y un tiempo para trabajar y emprender.
Hay un tiempo para abrazar,
y un tiempo para dejar volar,
y saber que el lazo de amor y sostén
que supimos construir,
cruza mares, continentes, días, 
y es inquebrantable y para siempre.

Es tiempo de dejar volar.

martes, 2 de diciembre de 2014

Viaje

¨El silencio es un aliento de oído a oído.
Custodia un misterio¨.
Hugo Mujica


Caminé mucho.
Pasé despacio.
Fuí y vine con total libertad.
Miré y vi.
Descubrí lo chiquito y también lo enorme.
Desplegué mi silencio.
Un silencio en el que caben muchas vidas.
Las que viví y las que quizás nunca serán.
Vi un cielo inmenso, de día y de noche.
Un mundo quieto, latiendo.
Me dejé acariciar por el viento y el sol,
escuché una canción.
Respiré una congoja.
Sentí la humedad de una lágrima
deslizándose despacio.
Me reconocí en algunos apegos, 
elegí dejar ir
los intentos de protegerme.
Me dejé ver.
Me paré en la hondura.
Me encontré con un corazón
que quiere aceptar
la vida tal como es.
Fuí la que piensa,
la que siente e imagina.
Y después de todo eso,
fuí la que soy.
Me topé con el amor
misterioso, inexplicable, inagotable.
Y me dejé sostener.



¨Mayor quizás que el drama de buscar amor, encontrar amor y perder el amor, 
es ser el amor mismo¨. 
Jeff Foster



domingo, 30 de noviembre de 2014

Es tanto...

Me fui un ratito y despacito estoy volviendo.
Traigo muchas imágenes,
las palabras todavia vienen desordenadas,
balbuceantes, emocionadas.
Por eso me ayuda Hugo Mujica 
con pedacitos de El Saber del No saberse.
Sus palabras acompañan hoy mis fotos y la experiencia de estos días
de una manera muy especial.

El cielo en lo alto, debajo el valle y las montañas, el rio que fluye como fluye, las hierbas que crecen porque crecen, y las flores, los colores...y el concentrarse noche. Todo abriéndose en lo abierto, en el misterio de lo que calla, en el silencio que nos humaniza. 
Todo allí, natural, todo porque si, o sin porqué.


Natural, ese misterioso aliento cuyo ser es pasar, y que pasando, no cesa de llegar. 


Todo eso, tan abismalmente misterioso y a la vez tan natural y cercano, tan cercano que deponemos nuestro intento de comprenderlo, de abarcarlo...de aferrar. 
Lo que cuando renunciamos a nuestro intento de develarlo se nos abre como revelación-


Ese paso a paso, ese dejarse llevar por lo que nos llega, ese ir tras las señas que el cuerpo siente y la intuición vislumbra, es el paso del pensar al contemplar.


Notamos el descanso de constatar una inmensidad, infinidad de espacio y de tiempo, que nunca dependió de nosotros, que no nos necesita ni lo hará para continuar estando allí. 
El alivio, el dilatarse el corazón ante lo que es sin necesitar de mi ser para ser lo que es, pura gratuidad de ser.


El descanso de presentir, que tampoco nosotros, en nuestra naturaleza más profunda, nos sostenemos a nosotros mismos, la sospecha de que también nosotros podemos descansar, que también nosotros podemos simplemente estar, simplemente dejarnos ser. 


 El sentimiento tan presentido de que si osáramos soltarnos, descubriríamos que no nos apoyamos sobre nosotros, que siempre estuvimos sostenidos.


Descubrimos que soltarnos no es caer, sino ahondar...


Entonces, acontece la serena celebración de lo que está,
 de lo que hay



Destello, chispa que enciende las palabras, vislumbre, fulgor inaprensible, y hasta quizás oscuridad. Destello que no se da a la inteligencia, al pensar. Se da al sentir, es sentido, es algo del sentido de la existencia, algo de su luz. Después podemos decirnos algo, pero es un después, desde la hondura a la superficie, del ser partícipes del acontecimiento a la posibilidad de la comprensión.
No obstante, cuanto más intenso es ese destello, paradójicamente, menos es lo que da a decirse, más intraducible permanece, más rápidamente se disipa, pero más nos transfiguró.


jueves, 20 de noviembre de 2014

Huella

¨Ahora, posiblemente, se moriría, pero había valido la pena, no había lamentado no haber sido bella o talentosa o brillante, no le había entristecido su vida no del todo fácil...los recuerdos la tenían sin cuidado: había estado atenta al sabor de los muslos de pato, a la salsa de moras, al vino clarete, al perfume de los licores, al vapor oloroso que venía de la cocina, a la luz que filtraban los caireles y devolvían los espejos.
Tal vez del otro lado hubiera oscuridad y silencio, pero había sido una noche estupenda¨ 

Angélica Gorodisher, El amor eterno

Vieron que hay épocas.
Están las épocas de ir a casamientos, cotillón, carnaval carioca y pepepepepe. Después vienen los tiempos de pasearse por las maternidades, visitando bebes recién nacidos, batitas en mano, los bautismos, las adaptaciones al jardín, los cafecitos de madres, la merienda para la sala de los Monos, los vasitos de yogur para hacer las maracas, los disfraces de estrella o de elefante. Llega la época de las comuniones, de hijos, sobrinos, e hijos de amigos. Y el tiempo de los hijos adolescentes, las noches mal dormidas otra vez, las salidas en pijama y pantuflas a las 4 de la mañana. Etapa de las fiestas de quince, la tanda de fiestas de cuarenta, y otra vez pepepepe, pero con algunas arrugas encima. Entrás después en etapa reuniones de padres por los viajes de egresados, el buzo, la careta y el anillo, y cuando te querés acordar, toca la colonoscopía ( a grandes rasgos y sin ánimo de saltear etapas).










En algún momento, entre medio de todas esas otras etapas,  se apersona algo así como la época de los entierros.
Y cuando rememorás, te das cuenta de que, en un solo año, fuiste a un montón.
En proporción, muchos más en un año que lo que fuiste en todos los otros años juntos.

Llegó esa época.

Y como dice Roxi, si antes te creías eterna,
ahora te ves enorme,
y como escriben los que saben
la muerte ya no es solo la muerte de los otros.

En el último año me tocó
asistír a varios entierros.
Todos con sus particularidades
y el rasgo común de dejarme sintiendo mucho,
y pensando también.
Y una de las cosas que me pregunté en cada uno es:
¿Cómo quisiera que fuera mi entierro?

Y de ahi a cómo quisiera que haya sido mi vida,
solo un pasito.
Mi legado, mi huella.

Entonces pensé en dejarlo por escrito,
que ya es un amable vicio,
para tenerlo a mano, como mojón, cartel,
recordatorio,
cada vez que me pierda por los caminos.

Empezando por el entierro,
que es más fácil de imaginar que
la propia muerte.

Si de los míos me toca morirme primero,
y desde alguna parte miro,
me gustaría ver a los que quise y
me quisieron, reunidos en un círculo,
tomados de la mano
mirándose a los ojos,
en ritual casero de pasaje y despedida.
(ojalá haya sol).
Me gustaría ver a mis hijos
tocando la guitarra
y cantando juntos
alguna linda canción con la que
quisieran recordarme.
(vale bailotear!)

Nada de misas,
palabras dichas por desconocidos,
ni solemnidades acartonadas.

Me gustaría que me recordaran
con mi camisa a cuadros
de colores alegres,
mis zapatillas cómodas,
(ante todo, cómodas!),
y algunas canas que seguramente
no alcancé a teñirme.

Sueño con que
en algún lugar se lea,
porque así haya sido:

Flor
Mujer, madre, amiga
rota y entera,
se animó a cambiar,
se animó a crecer
fué amorosa, valiente y libre.
Libre y valiente para intentar
ser amorosa.
Nos dejó la huella
de su amor imperfecto.

Ojalá asi sea.


Aún después de todo este tiempo
el sol nunca le dice a la tierra: me debes.
Mira lo que sucede con un amor como ese.
Ilumina todo el cielo.

Hafiz









sábado, 15 de noviembre de 2014

De donde soy


Soy...y provengo
de una calle cortada, del ruido del tren.
De veredas anchas, tranquilas y arboladas, 
edificios mezclados con casa bajas.
De los zapallitos revueltos con huevo,
y las espiadas desde el balcón
al vecino de ojos claros,
 eterno príncipe azul.
De la timidez y la vergüenza,
de planchar en las fiestas.
Del refugio silencioso y solitario,
en las horas tristes
de la infancia y adolescencia.
Del diario íntimo,
las Cerealitas compartidas 
en largas charlas de amigas,
el palo de hockey,
la carita roja y transpirada,
los hombros siempre pelados por el sol.
Soy hija de las fuertes intuiciones,
y de la intensa y temprana
conciencia de lo sagrado.
Soy de la música hasta tarde,
la imaginación en la ventana,
el miedo a que la fantasía 
nunca se hiciera realidad para mi.
Soy descendiente de un ¨querete¨,
dicho con descuido y desdén
allá lejos y hace tiempo.
Soy de las costillitas de cerdo
con puré de manzana,
lo agridulce,
esto y lo otro también.
Provengo de los libros y las canciones,
el cielo, el pasto y el sol,
el viento y las caminatas,
la penumbra de los atardeceres,
el agua.
De la montaña y el mar, 
la quieta y rica soledad, 
el baile, la ronda y la risa.
De los jazmines, los perros,
la ternura sin nombre, las lágrimas.
De la ruta y los pueblitos,
las zapatillas, el pelo recogido, 
el perfume.
Del hechar raíces y animarme a volar
Soy del cuaderno y la birome,
las palabras, las imágenes, la mirada.
Soy del silencio
y hacia allí vuelvo.

Vos ¿de dónde sos?

domingo, 9 de noviembre de 2014

El poder de la gratitud

One single gift acknowledged in gratefulness has the power to dissolve the ties of our alienation.
Un solo regalo del que tomamos conciencia con gratitud, tiene el poder de disolver las ataduras de nuestra alienación.
David Steindl-Rast

Yo, después de tomar conciencia de todos estos regalos
que con el corazón contento le agradezco a mi jardín,
calculo que debo estar joya en el rubro alienación.
Igual, por las dudas, sigo practicando.

Feliz domingo.
























jueves, 6 de noviembre de 2014

Dilemas

Me encontraron estos poemas/frases, reflexiones o como se llamen.
Me quedaron picando...y resonando.

INDEFINIDO

Deja todo sin definir, 
incluyéndote a ti mismo. 

Haz amistad con la incertidumbre. 
Enamórate del misterio.

Arrodíllate ante el altar
del No Saber.

Dale a tus preguntas
tiempo para respirar.

Y las respuestas
te encontrarán.

- Jeff Foster


Hazte amigo de la confusión
No te dejes engañar por su apariencia caótica.
La confusión es una señal
de que tu alma está en transición.
Dale la bienvenida como a un amigo
que ha venido de lejos
a traerte a casa.

Te ruego...tener paciencia con aquello 
que está sin resolver en tu corazón,
e intentar amar las preguntas en si mismas...
No busques las respuestas, 
que aún no te pueden ser dadas...
La idea es vivir todo,
vivir las preguntas ahora,
quizás entonces, en algún momento,
gradualmente,
encontrarás el camino hacia las respuestas
Rilke

Se ve que la cosa en estos días va por acá...

martes, 4 de noviembre de 2014

Anestesia














Sintiéndose chiquita,
vulnerable, desnuda,
a merced, un poco asustada,
se acomodó como le indicaron,
con el firme propósito
de acompañarse en el tránsito.
A la voz de aviso,
se entregó, atenta, a la caída.
Sintió el liquido pasando por sus venas,
el veloz cosquilleo,
y la pesadez que la iba tomando.
hasta perderse de vista.
En cuestión de segundos
estaba profundamente dormida.





lunes, 27 de octubre de 2014

Liderá, seguí o correte.

¨A nadie se le ocurriría hacerle un sermón a la ley de gravedad¨
Luis Pescetti




¨Soldado que se retira a tiempo, sirve para otra batalla¨
¨Liderá, seguí, o correte del camino¨.

Dos frases con las que marido tantas veces intentó evitar que me saliera de pista dando batalla contra molinos de viento.
Como tantas cosas que marido dice y una no da bola, en ésta el buen hombre también tenía razón.
Pero me llevó tiempo darme cuenta de los beneficios de comprender y encarnar eso que él amablemente y con paciencia ( ¡porque si que es paciente!) me aconsejaba.
Viste que en ciertos temas te tenes que dar contra la pared varias veces hasta que aprendés.

¨Liderá, seguí o correte¨
¨Retirate a tiempo, hay batallas que no son las que querés pelear¨.
 ¨Se elige con los pies¨.

Finalmente, hace un tiempo entendí.  
Que puedo ser fiel a mi misma sin necesidad de dar cruentas batallas, convencer gente, ni armar movimientos revolucionarios. 
Que la tarea de ser fiel a lo que es para mi importante, es una tarea que tiene mucho de silenciosa, y que con frecuencia, es un emprendimiento solitario.
Entendí que las largas oraciones solo yo las leo y que ir a la supuesta batalla blandiendo un tenedor y una cuchara, es ir a una derrota segura. 
Y después de todo, ¿es esa mi batalla? y es más, ¿es una batalla?
La mayor parte de las veces no lo es y no tiene por qué serlo.
Se trata simplemente de prioridades, intereses, criterios, decisiones,
diferencias humanas, comprensibles, respetables.

Cuando ser fiel a mi misma me pide liderar, hago el intento y si se puede y tengo con qué, lidero.
Cuando siguiendo a otros no me traiciono, soy una buena obrera que sabe trabajar y cumplir directivas.
Cuando liderar no es opción y seguir las directivas o las maneras de otros sería violentarme, estoy tratando, en la medida que puedo, de elegir, retirarme con elegancia, antes de verme envuelta en el fuego de una lucha que no siento la urgencia de pelear.

Ya no pretendo cambiar a las multitudes, ni decirle a nadie cómo tiene que vivir.
(los años no vienen solos, por suerte)
A duras penas voy logrando yo saber cómo quiero vivir, y no siempre estoy segura de estar en lo correcto.

Hoy humildemente aspiro a escucharme y a elegir lo que creo que está bien para mi y mi familia.
Respetándome, respeto que otros tengan otras opiniones, otras maneras.
No siento la obligación de acordar con lo que no acuerdo, ni asumo que otros tengan que compartir mi modo de ver las cosas.

Puedo liderar.
Puedo seguir.
y también puedo correrme, 
sin que eso me haga una persona menos amorosa
o menos valiosa.

Pago, por supuesto algunos costos.
¿Qué decisión no los tiene?

¿Es poco? ¿Es mucho?

Es lo que puedo.
Y es un repertorio ampliado.

Por el que me felicito y agradezco.



miércoles, 22 de octubre de 2014

Lo que importa

¨Lo que importa:
Los pájaros que alimentás en su hora hambrienta
el ¨lo lamento¨ que encontrás enterrado.
El cuerpo que amás, aún cuando está perdiendo su poder.
La mano que extendés, en el cuarto más oscuro.
Las palabras a las que das forma para hacer ese llamado.
Los obstáculos que corrés a un costado.
Los pasos que das antes de caer,
mientras el mundo, haciendo señas, pide que lo lleven.
Lo que importa es que te detengas,
bajes la ventanilla y digas
Creo que hay espacio aquí para vos. 
Vení, subí¨

Maya Stein


Leyó ese poema en una tarde de sol
y tuvo ganas de decirse y decir:

Lo que importa es que puedas amar.
Todo lo demás, es espuma que se lleva el mar.
Todo lo demás es arena que se escurre entre las manos.
Todo lo demás, hojas que se vuelan con un viento de verano.
Lo que importa es que puedas amar.




lunes, 20 de octubre de 2014

Una fiesta natural

Asoman,
se animan
se abren,
prosperan,
resplandecen
adornan,
embellecen.
En silencio,
sencillamente,
con colores
y perfumes,
siendo lo que son,
a su debido tiempo,
visten de fiesta
mi jardín.





















jueves, 16 de octubre de 2014

Solo dejar ser

What else can I do, after all, but let go?
What is any illness, any physical condition, any kind of surgery,
no matter how minor, but an opportunity to die a little,
to give up the illusion of control
and give in to what is?
K. Kenison

Más que dejar ir, o soltar, como está tan de moda decir, la cuestión parece ser dejar ser.
En los últimos meses tuve la oportunidad, debido a temas de salud que sufrieron dos miembros de mi familia, de morir un poco. Estaré exagerando? No creo. Ahí va, les cuento.
En otro momento de mi vida, allá lejos y hace algún tiempo, ante una situación como la que me tocó afrontar en estas semanas, hubiera hecho su aparición la Flor berrinchosa, malhumorada, y quejosa, que se peleaba con una realidad que era de una manera y no pintaba que pudiera ser de otra. Esa negrura posiblemente me hubiera tomado por completo y me hubiera costado hacerle lugar a otras cosas.
Hoy la vida me encuentra en otro lugar, con otra espaciosidad interior que me permite emberrincharme ( un rato), y también elegir aprovechar y agradecer.
Y hago alharaca, no porque me crea única ni especialmente genial, sino porque eso para mi es todo un logro de crecimiento que fué llegando a paso lento y firme, y que hoy agradezco poder disfrutar. Para los que me ven de afuera esto quizás sea un cambio hasta imperceptible. Para mi es sentida como una transformación mayor.

Hoy puedo decir con alegría, (qué paradoja!), que estoy aprendiendo a morir.

En este tiempo tuve que dejar de lado planes que tenía para mi, para invertir tiempo en los planes que la vida trajo para nosotros. Y pude hacerlo con genuina alegría. Hubo días en los que sentí el cansancio y el ¨ojalá hubiera podido aquello y lo de más allá también y puedo solo esto porque la vida me pide esto otro¨.
Re descubrí, una vez más, que estoy aprendiendo a despedirme de la ilusión de que puedo controlar todo, y que estoy aprendiendo a aceptar. 
Creo que ese es uno de los grandes desafíos de esta etapa de la vida.
Al menos, de la mía.
Y que se esté haciendo de a poquito realidad es fuente de gran satisfacción y bienestar.
Por eso, con estas palabras compartidas, lo celebro.

Often in meditation we speak of letting go of something: let go of thoughts, let go of emotions, let go of pain. Sometimes that is not exactly the right phrase, because letting go suggests that you need to do something. A better phrase to work with is Let it be. 

Let it be. Everything comes and goes by itself. We do not have to do anything to make it come or to make it go, or to let go. We just have to let it be.


~ Joseph Goldstein (en First Sip
)

viernes, 10 de octubre de 2014

¨Ven conmigo a ese minuto quieto entre dos minutos ruidosos.
Siempre está esperando, listo para darnos la bienvenida,
arropado bajo el ala del día.
Yo estaré ahi, ¿dónde estarás tu?¨

Anónimo

¡Pasen la voz!