martes, 24 de enero de 2017

¿Qué hago acá?

¨This is what I have to say to you: Use your discontent to nudge you into choosing joy. 
Make the choice not because life is as you wish, but because life is as it is.
Jump in with both eyes open and you can drown in bliss.
It doesn't seem possible, I know, you feel broken.
Find a door, and stick your foot in so it can´t close, even if your doubts grow hugh.
You are already home.
Embrace the flame that cannot be doused by wind or rain.
Embrace the truth of you today¨
Danna Faulds

¿Qué hago acá?


















Fue la primer pregunta qué me hice, y la que me acompañó intermitentemente a lo largo de la semana.
Cada vez que me detenía y escuchaba los ruidos de la calle que llegaban hasta el octavo piso con vista a las ventanitas redondas del edificio de en frente.
Cada vez que Soda Stereo se superponía y mezclaba con las voces y gritos adolescentes, ladridos de perros callejeros, campanitas de algún vendedor ambulante, el Reggaetón lento, los pisteros con sus autos preparados...
No escuchaba el viento pero lo veía en la toallas que flameaban en el tender del balcón, mientras cocinaba para que comieran algo antes de salir.
Un pedacito de mar a la vista por una rendija, allá, a lo lejos, detrás del ruido y de los árboles.

¿ Qué hago acá?
Tan lejos de lo que me gusta, tan cerca de lo que siempre dije que iba a tratar de evitar.
Me preguntaba, creyendo el primer día que no iba a poder encontrar una respuesta razonable.

Como tantas veces, las respuestas posibles van llegando cuando miro para atrás.

¿Qué hacía ahi?

Encontraba una puerta, y ponía el pie para que no se cierre.
Aprendía a quedarme, a estar donde una parte de mi no hubiera elegido estar.
Y a hacerlo con dignidad.
Practicaba aprovechar lo que si, en medio de lo que no.
Y confirmaba, una vez más, que era suficiente y más.
Veía a mi hija crecer, frente a mis ojos.
Descubría juguito de vida en donde parecía que no iba a haber nada suculento para mi.
Recordaba cómo me gusta la naturaleza, y cuánto la añoro cuando la veo arruinada por las huellas que en multitud humana vamos dejando.
Recordaba que estoy en casa, si estoy conmigo.
Trataba de ser amorosa en una jungla que no facilita pero invita, como siempre invita la vida, a ser lo que somos: quietud y movimiento, pasaje y presencia, amor que se ofrece, amor que se da.

Y en el trayecto, casi sin darme cuenta, iba forjando una historia para contar.






sábado, 7 de enero de 2017

Oración simple

Date tiempo
para hacer una oración que sea la oración de tu alma.
Escuchá las voces de sus anhelos y sus hambres.
Prestá atención a lo inesperado en los bordes de tu vida.
Escuchá tu memoria de lo pasado y también la irrupción de lo futuro.
Escuchá las voces de los que están cerca y de aquellos que ya no están.
Después de haber prestado toda esa atención,
hacé una oración que sea lo suficientemente grande para tu alma salvaje
y a la vez, lo suficientemente delicada para tu tímida y frágil vulnerabilidad.
Que sea bálsamo sanador para tus heridas,
que tenga la suficiente verdad y vigor para desafiar tu ceguera y tu complacencia,
la suficiente gracia y visión para espejar tu belleza.
Escribí una oración que sea digna del destino al que has sido llamado.


Give yourself time to make a prayer that will become the prayer of your soul. Listen to the voices of longing in your soul. Listen to your hungers. Give attention to the unexpected that lives around the rim of your life. Listen to your memory and to the inrush of your future, to the voices of those near you and those you have lost. Out of all of that attention to your soul, make a prayer that is big enough for your wild soul, yet tender enough for your shy and awkward vulnerability; that has enough healing to gain the ointment of divine forgiveness for your wounds; enough truth and vigour to challenge your blindness and complacency; enough graciousness and vision to mirror your immortal beauty. Write a prayer that is worthy of the destiny to which you have been called

John O'Donohue

Esta mañana leí esta invitación en la página de John O´Donohue y me la tomé a pecho. Salió algo simple, cortito, sentido. Mi oración. 
Lo suficientemente grande para estar a la altura de la inmensidad de mi alma, lo suficientemente delicada para acompañar mis torpezas y mi fragilidad.
Historia y porvenir. Bálsamo y desafío.
Espejo de lo que ya es, destino al que me siento llamada.
Acá se las dejo.
Si alguien quiere compartir la suya, el fuego está prendido,
los invito a sumarse al fogón.

Que sean tu libertad y tu confianza
que sean tu valentía y tu creatividad
que sean tu silencio y tu calma
que sean tu dulzura y tu bondad
que sean tu vulnerabilidad y tu blandura
que sean tu mirada y tu escucha atenta
que sean tu vitalidad y tu risa
que sea tu alegría
que sea tu misterio
que sea tu amor
que sea tu luz.

domingo, 1 de enero de 2017

Pasá despacio y confiá

Cada trozo de tierra es sagrado
cada playa arenosa,
cada niebla en los bosques oscuros,
cada prado, 
cada insecto en su zumbido.
Todos ellos son sagrados en el recuerdo y en la experiencia...


Como hace ya varios años, en mi retirito autogestionado y caserito de fin de año, me tomo un tiempo para recorrer el año que se va y para escuchar cómo resuena adentro el que está por venir.
Hago un trabajo personal que dura unos días en el que de a poco voy escuchándome y escuchando y elijo ( o me eligen) algunas palabras para acompañar el año nuevo. No son listas de objetivos ni resoluciones las que surgen de esa escucha sino maneras de ser y estar.
Con el 2016 se va la intención de ser en cada encuentro una Caricia Amable ( para risa de mis hijos que esperaban curiosos con cuál palabra o frase para ellos ridícula volvería de mis días de silencio y soledad este diciembre). Esa parejita de palabras fué inspiración, norte y recordatorio de un anhelo profundo de mi corazón. El anhelo de que el Amor, Misterioso Aliento, que sopló en mi vida durante el 2015, se desplegara con más concretudes en la acción cotidiana durante el 2016. 
Y contale a la vida tu anhelo, que nomás ella te trae una y mil canchas para poner en juego los pingos.
 Aunque no creo haya podido ser una Caricia Amable al pie de la letra todas las veces que hubiera querido, el balance me da bastante positivo, y por eso en este cierre de año celebro y me preparo para ir más allá.
Porque siempre hay algo más, si estamos vivos.

El 2017 perfila un año bisagra, portal de futuras transformaciones y cambios, sobre todo en lo familiar. Etapas que se van a ir cerrando, crecimientos, hijos que de a poco se irán largando a volar.
La invitación que suena fuerte es: PASÁ DESPACIO y CONFIÁ.




Pasá despacio, para no perderte lo importante. No te apures, como hiciste otras veces, por llegar a alguna orilla. Prestá atención a cada detalle, a cada piedra, a cada intensidad de este río impetuoso que hoy te toca cruzar.
Pasá admirando la belleza de cada gesto cotidiano de esta convivencia, que tal como está, ya sabés no durará para siempre.
Quedáte, estáte. 
Pasá despacio, haciendo espacio.
Regalá tiempo, atención, mirada, abrazo, compañía.
Regalá Presencia.

El paisaje va a estar cambiando, como cambia todo lo que está vivo, y hay en ese movimiento una permanente invitación, una oportunidad.
No te la pierdas, no la dejes pasar.
Que no se te vayan los días queriendo ¨llegar¨. 
Recordá que no es tu trabajo hacer todo,
ni siquiera es tu trabajo hacer tanto.
Hay algo misterioso que sopla, y colabora, si lo dejás.
Hay una sabiduría, y es más liviano el camino si te entregás.

Por eso en este primer ratito del nuevo año, en el silencio de mi casa, brindando con mate de yerba litoraleña, celebro haber llegado hasta acá, celebro que la corriente de la vida, como dice Wendell Berry, haya dejado de ser una amenaza o un Everest a escalar, y se haya convertido para mi mirada, en una permanente invitación y oportunidad.

La acepto agradecida, conciente del paso inexorable del tiempo que no vuelve, y renuevo mi intención de vivirla pasando despacio, poniendo una atención lo más plena y los más lenta posible, trabajando mi tierra sin apuro por llegar a alguna otra,
confiando.

Ojalá, de esta manera, pueda dejar mi pequeña parcela,
cuidada y en condiciones de fertilidad 
para las generaciones que vendrán.

Que así sea.

¨It is an endless quest, for it is going nowhere in terms of space and time, 
but only drawing deeper into the presence and into the mystery.

Un viaje sin fin, ya que no va a ninguna parte, en términos de espacio y tiempo, 
sino que nos sumerge cada vez más profundamente en la presencia y el misterio¨

Wendell Berry


domingo, 25 de diciembre de 2016

Que sea tu luz

Come forth awakened one
come forth like a deer
breaking out of deep woods
into a clearing.
The sum of your time here
is measured not by what you´ve kept hidden
but by acts that shine like sapphires
kindnesses you´ve freed
from the cage of your fears
truths you´ve let loose into the world
like bolts of lightening
on a moonless night

Danna Faulds

















viernes, 9 de diciembre de 2016

Tarea Navideña o cómo meterle un poco de onda al tema del amigo invisible

En breve me ¨retiro¨ unos días.
Dejo esta vez a mi parentela con una tareita Navideña que tal vez sume para conocer más a los parientes que vemos poco, y para que el ver a los que vemos siempre, tenga algún condimento extra que ayude a profundizar los lazos de amor que nos unen. Acá dejo las preguntas por si a alguien le resulta inspiración ( o risa). Después les cuento si la tarea cumplió con el objetivo original o si terminamos tirándonos con las bolas del arbolito y con cuanto utensilio cortante hubiera sobre la mesa navideña. Por ahora, ya hubo algunas respuestas, y vamos bien!


Queridos parientes
pensando ideas para que la cena de Noche buena tenga algo especial, distinto a otras cenas familiares, se me ocurrió que a la típica dinámica del amigo invisible, le podíamos agregar algo más. Hablando con los chicos, algunos decían que estaba bueno conocernos un poco más ya que somos familia, (y aunque a la familia, como ya dice el dicho, no la elegimos, tal vez podemos aprender a conocerla un poco más, y quien sabe, capaz la elegimos y todo!!) 
Por eso ideé una pequeña lista de frases para completar/preguntas para contestar, que nos puedan dar la oportunidad de conocernos un poco más, y sacar ideas para el regalo que nos toca hacer.
La idea no es gastar mucho sino tener presente a alguien especialmente, enterarnos de sus gustos, y buscar algún gesto o detalle que creemos le podría gustar o servir.

Tomense las libertades que quieran para contestar, vale toda la creatividad que quieran desplegar. Agreguen lo que quieran.
Ojalá no les resulte un garrón y nos de para pasar un buen momento juntos

Cariños
Flor

Me tomo un ratito y escribo

tres palabras que describan algo de cómo fué mi año...

Algo que disfruté mucho fué….

algo que celebro como un logro es….

Marco con si, no, a veces, nunca, según corresponda:

Me gusta cocinar

Leer es un buen programa para mi

Me encanta escuchar música ( raeggeton, clásica, pop, melódico, folklore, nacional?)

Habitualmente salgo a correr y me gusta estar lookeado/a

Me gusta regar las plantas

Todas las plantas se me mueren

Me gusta arreglar cosas

Arreglo cosas porque sino nadie las arregla ( no me queda otra)

Me encanta tomar mate

me encanta tomar te

me encanta tomar

Medias ya tengo

Me gusta decorar y alindar los ambientes

Hace mil años que no me compro ropa, no tengo qué ponerme

Mi estilo es la ropa apretada y animal print

Me gusta la ropa suelta ( hippie con osde)

Me gusta comprarme mi propia ropa

Amo el maquillaje

Soy un pintor sin fama

El dibujo es lo mío

Si no fuera tan fiaca, iría más seguido al teatro

No tengo donde llevar las cremas y la toalla cuando voy a la playa

Tengo la piel seca

Tengo mal olor

Mi sueño es desayunar en la cama

En verano no uso bufanda ni llavero ni pañuelo ( viene el verano!)

A mi edad, las linternas y las pantuflas, son útiles

y para terminar me pregunto y escribo: 

Tres cosas que si o si me llevaría a unos días ¨felices¨  (o describo con palabras, una ¨foto¨en la que se me ve feliz ( donde estoy, qué estoy haciendo, qué tengo puesto, con quién estoy)

qué cosas, actividades, lugares, relaciones, fueron durante este año verdaderos refugios, fuentes de nutrición, inspiración y/o crecimiento?

en un futuro cercano me gustaría….

Comparto alguna oración o frase o pedacito de un libro o imagen que me haya acompañado o haya sido significativa para mi este año

        Les comparto mi respuesta a la última pregunta.
        Les recomiendo fuertemente regalarse un rato para disfrutar el video.
Me acompañó un buen tramo de este año. Cada vez que lo veo me emociona y me habla. 
( y si, lo vi un montón de veces)



Acá dejo la traducción del texto que está en inglés.

Nacemos en movimiento…
Algo pasó mientras aprendíamos a encontrar el equilibrio sobre nuestros dos pies.
Aprendimos que había una manera de hacerlo bien,
y una manera de hacerlo mal,
aprendimos que hay reglas, 
a esperar nuestro turno para hablar,
a caminar en fila,
a meter nuestros cuerpos en apretados trajes
y a pretender que eso nos hace sentir bien.
Dejamos de escuchar los sonidos de nuestro interior,
nos desentendimos de nuestros sentidos
que son los que pueden despertarnos,
y elegimos pantallas en lugar de cuerpos.
Nos distrajimos y olvidamos
que cada vez que respiramos, inhalamos parte del otro
y exhalamos parte de nosotros.
Olvidamos que todos compartimos un mismo pulso,
olvidamos que hay otra manera,
y que la hemos sabido desde que éramos
una pequeña bolsita de células
pateando en la panza de nuestra mamá
Tenemos una línea directa de comunicación con el ritmo
que vive en un espacio más allá de nuestra mente,
el que hace latir nuestro corazón siempre a tiempo.
Una parte nuestra siempre ha sabido cómo bailar,
y cuando lo hacemos, recordamos que el manual de uso
que nos fué dado cuando vinimos a este mundo,
está en nuestras entrañas.
¿Qué pasaría si pudiéramos encontrarnos,
como una armonía hace tiempo perdida,
bailar como si compartiéramos los mismos cinco sentidos,
como si nuestros pies estuvieran plantados en la misma tierra,
como si por nuestras venas corriera la misma sangre?
Olvidaríamos por qué alguna vez dejamos de escuchar,
por qué entramos en guerra con nosotros mismos
y por qué peleamos entre nosotros.
Olvidaríamos todas las lecciones que fuimos aprendiendo en el camino ( no hay que ir al colegio ni a la universidad para aprender esto)
Esto es lo que somos, aquello de lo que estamos hechos
para lo que vinimos
       Vinimos aquí a bailar! 
           
        Salú!! 
        Y que la Navidad nos encuentre 
        con la intención renovada de vivir más amorosamente
        y en paz.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Descalzos

Soy el que pese a tan ilustres modos
de errar, no ha descifrado el laberinto
singular y plural, arduo y distinto
del tiempo, que es uno y es de todos...
Borges


Soy ese punto luminoso, en el centro
Soy blandito, latiente, brillante, inasible.
A mi alrededor hay un campo
una zona blanda, área de vulnerabilidad aledaña,
suburbios circulares cercanos al centro.
Ahi pueden quedar marcadas
las pisadas demasiado impetuosas ( y las irrespetuosas),
la hostilidad, el descuido, la burla,
la crítica disfrazada de ironía o ¨preocupación¨,
(al estilo de ¨por tu propio bien,
por el bien de la institución, o por el bien del barrio¨).
Ahí puede quedar la huella del reto innecesario,
de la corrección enjuiciadora,
del chiste que si alguna vez escuchaste hablar de Freud,
sabés que pocas veces es ¨inocente¨.
Allí posiblemente quedaron señalados con dolor
aquellos movimientos que tal vez por ignorancia
o apuro, no pudieron anticipar los daños.
Por eso; aunque no quiero atrincherarme,
tomo mis recaudos y cuido con amorosa firmeza
la entrada a esa zona vulnerable.
Te pido que si querés acercarte intentes hacerlo descalzo
y entres suavemente a esos terrenos de los que hablo.
Te ofrezco a cambio sacarme también los zapatos
y acercarme con delicadeza a tu campo,
y a ese, tu punto blandito y brillante.
Se que ninguno ( ni vos ni yo)
hemos hecho nada
que sea imperdonable.
El tiempo se acaba,
vayamos a lo importante.
No nos atrincheremos, y
acerquémonos con delicadeza y cuidado.
Descalzos.




viernes, 25 de noviembre de 2016

Curriculum: amada

¨You will emerge from the great lovemaking as a new being... follow me to what you´ve always been and always will be¨ 
Danna Faulds

Esta semana fui invitada a una ceremonia en la facultad donde me recibí. Veinticinco años de graduados. Veinticinco años en los que sólo volví a la facultad una vez y durante los cuales a la mayoría de mis compañeros no los vi nunca más.
Cuando recibí la invitación pensé en no ir. La sede de la carrera ya no es donde nosotros la cursamos, con lo cual el lugar no sería el familiar, el edificio por el que transitamos cinco años y tantas materias. Es lejos ( lejísimos) de donde hoy vivo. No conozco a ninguna de las autoridades y/o profesores actuales. ¿Irá alguno de mis compañeros? Si van, ¿ nos reconoceremos? ¿Tendrá sentido?

Después recordé la filosofía que me acompaña hace ya unos cuántos años, que me dice que yo puedo encontrar sentido. Que todo puede ser alimento y riqueza si estoy dispuesta, atenta, despierta, presente. Lo que toca y lo que elijo, y también lo que elijo y me da fiaca.

Entonces me contacté con un par de compañeritas a las que no veía hace años y quedamos en encontrarnos ahí.

Cafecito previo para reconectar y empezar a ponernos al día, el río, los jacarandás y los tilos que en esta época hacen de Buenos Aires un lugar especialmente lindo...ya estaba teniendo sentido haber llegado hasta ahí.

Arrancó el evento, primero con la típica ceremonia torre en auditorio colmado de graduados, ( rescato porsu el valor inmenso de invitarnos y reunirnos, pero no puedo negar que la primer parte me resultó insulsa), que por suerte fué corta, y después, a las aulas con las colegas de camada. Como no éramos tantas, nos propusieron que al recibir el diploma contáramos un poco en qué estábamos en el ejercicio de la profesión, o en la vida.
Cuando escuché la consigna sentí que el corazón me latía más fuerte. ¿Qué elijo compartir? Cómo hago para transmitir quién fuí siendo en estos últimos 25 años, quién soy ahora, en tres segundos?
Imposible.
Fuimos pasando de a una, se fueron sucediendo mini o maxi curriculums, pasó el trago incómodo.
Después las selfies, las charlas, y descubrir la alegría que nos daba volver a vernos ( y que de tanto charlar nos habíamos quedado sin siquiera un sanwichito de los que andaban dando vueltas).

Al terminar el evento, ofrecí llevar a una de mis compañeras hasta su casa. De camino al auto y durante todo el trayecto, seguimos conversando, tratando de hacer entrar 25 años en esos últimos minutos de viaje.
En un momento de la charla cuando ya habíamos hablado de los hijos, los padres, los hermanos, los trabajos, cuánto habíamos crecido, volvimos al tema de los maridos.
Las dos con lindos matrimonios, contentas con nuestros compañeros, agradecidas por lo construido juntos. Mi amiga me decía que creía que uno de los secretos de su relación era haber estado los dos dispuestos a cambiar, a modificar, a crecer. Yo me encontré diciéndole que en nuestro caso, lo que había ayudado mucho era que mi marido me había tenido muuucha paciencia, porque yo había tenido que crecer y sanar muchas cosas, y que nuestra relación había sobrevivido gracias a que él siempre me había querido, así como yo había sido capaz de ser en cada momento.
En ese instante, se me llenaron los ojos de lágrimas que traté de disimular. Sentí una emoción que ( a pesar de la alegría del reencuentro), ningún tramo del evento me había producido.
Mi amiga dijo algo acerca de la importancia de ser amada, llegamos a su casa, y tuvo que bajarse rápido para que no me llevara puesta el bondi que venía atrás.

Puse música y lloré un ratito tranquila mientras manejaba, con profundo agradecimiento y pensé que eso fué de lo más importante de mi vida en estos 25 años: Haber hecho la experiencia día tras día, de saberme incondicionalmente querida.

Y pensé también que eso tendría que haber compartido cuando me paré frente a todos en el aula.

Curriculum: Amada ( y sanada por el amor)

Somos amados.

Y en esta mañana está en mi corazón el anhelo de que todos podamos tener junto a los títulos y los diplomas, al menos un vínculo que nos lo recuerde.

Que así sea.